Doble beneficio fiscal:

Doble beneficio fiscal:

Pagas menos en tu declaración de la renta por lo que aportas y no pagas impuestos hasta que empiezas a cobrar